ENSEÑANDO Y APRENDIENDO HISTORIA A TRAVÉS DE PANTALLAS

experiencias, enojos y reflexiones.

Introducción

Cómo gran parte de los docentes de todo el mundo, la pandemia significó trabajar desde nuestros hogares. Lo que en un principio parecía un sueño (enseñar la vida en las trincheras durante la primera guerra mundial sentado en la comodidad de mi living, en pantuflas o descalzo, tomando mate e incluso, en algunas ocasiones, hasta escuchando música) se convirtió rápidamente en una pesadilla, en esos sueños al estilo David Lynch o Spike Jonze. Y por supuesto, las mujeres se llevaron la peor parte: muchas, además de planificar, dar las clases y corregir debieron cumplir con su rol de “ama de casa” las 24 hs. del día, full time. Y ni hablar de las familias con hijos pequeños… Pero eso es otra historia… Lo que intento escribir acá es cómo esta situación de distanciamiento social y encierro y por lo tanto de la disolución de los espacios y los tiempos de trabajo y recreación o tiempo privado terminaron significando en muchos casos la disponibilidad full time con nuestres alumnes. Esta nueva situación de “docente disponible” generó un gran cansancio e incluso estrés en muchas personas. Esto sumado a los esfuerzos de una gran parte de la docencia por adaptarse a la virtualidad, debiendo aprender a utilizar nuevos programas, nuevos recursos y nuevas formas de comunicación (y resolver todos los nuevos problemas que surgen de este aprendizaje, sin contar la mala conectividad o equipos en gran parte obsoletos), generó un malestar muy grande en la docencia1.

Desde la psicología social se plantea que todo cambio genera ansiedad, temor por la pérdida de lo conocido y temor por no saber lo que viene. Es un mecanismo de defensa que tenemos las personas, todos pasamos por estos miedos en distintos grados de intensidad. La forma de superar estos miedos es a través de la adaptación activa, es decir, de la adaptación crítica, consciente a la realidad, pudiendo reconocer la nueva situación, entenderla y pelear por cambiar lo que necesitemos para estar bien. Obviamente que toda pelea es colectiva, pero individualmente podemos aportar nuestro grano de arena desmontando el sentido común, lo que está “bien” y lo que está “mal”. Asumirnos como sujetos de necesidades, con nuestros propios límites. El escenario abierto con la pandemia del COVID-19 sin duda generó una gran incertidumbre y tras medio año de aislamiento social, el impacto en las subjetividades es inevitable. Sin embargo, si viéramos el vaso sólo medio vacío sólo estaríamos abonando los pensamientos catastróficos (que tanto circulan hoy en día) y no estaríamos viendo la realidad desde un enfoque más complejo y rico. A lo largo del año, desde Notas y Apuntes fuimos abordando la problemática de la pandemia y su impacto en la educación: distintos docentes dieron su opinión sobre el impacto de la pandemia en el sistema educativo público; análizamos el contexto y los nuevos desafíos que emergieron con la crisis en nuestra “Luditas en el siglo XXI“; recomendamos materiales en línea para las clases en “Buenas lecturas para ahuyentar el virus” y difundimos conferencias sobre el tema como el de Inés Dussel “Reflexiones a partir de la excepcionalidad“.

El presente texto es más personal, trata de reflexionar sobre mis experiencias como docente en lo que va del año, que cosas me sirvieron y cuáles no, que les entretuvo a mis alumnes y que le aburrieron, con que actividades tuve buena respuesta y con cuáles no.

Público y privado: mundos paralelos

Cómo docente trabajo en escuelas públicas y privadas de la ciudad de Rosario. Enseño en 1°, 2°, 3° y 4° año diferentes materias. Además, trabajo como preceptor, por lo que tengo un contacto muy fluido con mis alumnes. Una primera observación, es la diferencia entre las experiencias de las escuelas públicas y privadas. En las escuelas públicas se tardó más en responder a la nueva situación (siempre hablo de mis experiencias, esto no significa que en todas las escuelas de la ciudad fuera así), al principio hubo mucha confusión, lo que llevó a que se fueran aplicando estrategias un poco al tanteo, es decir ensayo y error. En las escuelas privadas tuvieron una posición más clara desde el comienzo de la cuarentena: plataforma y clases virtuales2. Esta es una gran diferencia, ya que en las escuelas privadas desde el comienzo de la pandemia mantuvimos contacto a través de los encuentros virtuales con nuestres alumnes, mientras que en las escuelas públicas se tardó en su implementación: a modo de ejemplo en una de las escuelas se comenzó con una plataforma Moodle, y recién después de las vacaciones de invierno se estableció que todos los docentes debían tener sus aulas virtuales en classroom y recién en septiembre se planteó que todos los docentes debían, de forma obligatoria, dar clases virtuales por lo menos una vez cada 15 días. Evidentemente, la diferencia es enorme. Sin embargo, esto no se debe únicamente a cuestiones de gestión, sino a cuestiones más de fondo: gran parte de los alumnes de las escuelas públicas tienen problemas de conectividad, no cuentan con buenos equipos para realizar las tareas escolares ni cuentan con ambientes adecuados en sus hogares para estudiar. Esta situación contrasta ampliamente con les alumnes de las escuelas privadas que por lo general muchas cuestiones de índole material tienen resueltas3.

En mi caso voy a hablarles de mi experiencia en mis clases de historia (tengo 2°, 3° y 4° año) en una de las escuelas privadas, elección que hice por la continuidad desde comienzos de año de las clases y las aulas virtuales.

Mis clases de historia durante los primeros 6 meses de la cuarentena

Una de las primeras preguntas que me hice cuando empezó la pandemia era cómo nos comunicaríamos con les alumnes. En mi caso, tenía experiencia en el uso de plataforma virtuales desde hace años, con Edmodo, aunque en el 2019 había tenido algunos inconvenientes en la parte de gestión, era una plataforma muy versátil. Sin embargo, este momento filosófico se terminó rápidamente cuando desde el establecimiento escolar se definió que todos los docentes utilizaríamos Google Classroom como plataforma de nuestras aulas virtuales. La ventaja que tiene esta aplicación es que es muy fácil aprender sus funciones básicas, y no es pesada (y esto es muy importante porque muchos alumnes se conectan desde sus celulares). Cada vez que subo una actividad, hago un comentario o corrijo un trabajo la plataforma manda notificaciones a les estudiantes. Y funciona a la inversa. Cómo dije más arriba, en las escuelas privadas no aparecen tantos problemas de conectividad, por lo que en pocas semanas teníamos a la gran mayoría de les estudiantes ingresados en las aulas virtuales.

Google Classroom, la plataforma que utilizo con mis alumnes
Google Classroom, la plataforma que utilizo con mis alumnes
Las consultas se pueden realizar de forma ágil
Las consultas se pueden realizar de forma ágil
Les alumnes proponiendo temas musicales con influencia originaria
Les alumnes proponiendo temas musicales con influencia originaria

Entre muchas ventajas de las aulas virtuales es que no sólo se trabaja con material escrito, sino también con material audiovisual. Para las clases de historia, sobre todo con 4° año trabajé muy bien con algunos capítulos de la serie documental “Historia de un país. Argentina siglo XX” de Canal Encuentro y sus excelentes Fichas para trabajar en el aula. Además, al poder incluir cualquier tipo de links a otras páginas, es muy fácil resolver dudas puntuales como por ejemplo ¿Cómo hacer una línea histórica? O ¿Cómo se hace un cuadro comparativo? enlazando con páginas específicas o tutoriales en YouTube.

La segunda cuestión para resolver fue cómo podíamos hacer más fluida la relación docente-alumnes. En una primera instancia partí de hacer grupos de Whatsapp con cada año, ya que todes lo utilizan. Sin embargo, nuevamente la escuela, con mucha previsión, adoptó otra política: todos los docentes debíamos contactarnos una vez por semana con nuestras divisiones por la plataforma Zoom. Al principio, para ser honesto, me molestó un poco porque no entendía bien como funcionaba Zoom. Incluso hicimos pruebas con mi compañero Carlos Minetti para probar cómo funcionaba (también lo hicimos con Meet y con Skype). Con el tiempo fui agarrándole la mano. La respuesta de les alumnes fue muy buena, con un alto porcentaje de asistencia.  

La plataforma Zoom es la que más utilizo, aunque también doy clases en Meet.
La plataforma Zoom es la que más utilizo, aunque también doy clases en Meet.

Puedo decir que hubo una primera etapa de euforia (o de negación), que todos hacíamos como si no pasara nada… Todo seguía igual, nada más que ahora dábamos clases de forma virtual. Rápidamente esta etapa terminó: les alumnes empezaron a plantear que estaban muy cansados, que los profesores los llenábamos de tareas, que no daban a vasto. Incluso la Federación de Estudiantes Secundarios tuvo una reunión con nuestro gremio docente (AMSAFE) para comentarle la situación por las que atravesaban y el primer punto que querían discutir fue la abrumadora cantidad de tarea que recibían. Al poco tiempo salió el ministro de educación de la Nación Nicolas Trotta planteando que no era tiempo de evaluar sino de aprender4. Estos planteos (y los reclamos de mis alumnes), me ayudaron para cambiar la concepción que tenía de las clases virtuales: bajé el ritmo y empecé a utilizar classroom para presentar los contenidos y las clases virtuales las reservé para conversar con les chiques sobre la pandemia, sobre dudas que tenían, sobre actualidad y como última prioridad, explicar realizar las clases teóricas.

Alumna reflexionando sobre la actual pandemia y la Peste Negra
Alumna reflexionando sobre la actual pandemia y la Peste Negra
Otra alumna haciendo una reflexión muy interesante entre la Peste Negra y el Covid-19
Otra alumna haciendo una reflexión muy interesante entre la Peste Negra y el Covid-19
Alumno crítico de la cuarentena, planteando su posición y debatiendo con una compañera
Alumno crítico de la cuarentena, planteando su posición y debatiendo con una compañera

Las actividades se volvieron más dinámicas: que vieran vídeos y fundamentaran su postura, que relacionen cuestiones del pasado con el presente (por ejemplo, trabajando la Peste Negra o el Modelo Agroexportador), que sugirieran temas musicales relacionados a algún tema, etc. El eje lo puse en la cuestión de la creatividad como una herramienta para aprehender contenidos: para realizar un chiste, para editar un vídeo, o crear una carta ficticia los alumnos deben incorporar mínimamente una serie de conocimientos. Aunque no puedo cuantificar el impacto de estas actividades, creo que, por la alta participación, por lo menos los entretuvo.

Aportes de diferentes alumnos de cuarto año acerca de si continuamos en la actualidad teniendo un modelo económico agroexportador.
Aportes de diferentes alumnos de cuarto año acerca de si continuamos en la actualidad teniendo un modelo económico agroexportador.

Sin embargo, la participación de les estudiantes fue en bajada… Un hito fue cuando la Ministra de Educación de la Provincia, Adriana Cantero salió a decir que no se pondrían notas en el primer trimestre5. Esa situación generó mucha confusión tanto en les docentes como en les alumnes. A algunes les alegró y a otres les entristeció. Cómo respuesta bajó la participación tanto en las clases virtuales como en los classroom (menor índice de trabajos entregados).

Para tratar de levantar el ánimo y probar con una actividad diferente les propuse que hicieran memes sobre alguno de los temas que vimos… Fue una actividad muy exitosa… Les alumnes se entusiasmaron, muchos hicieron varios. Todos mandaron su propio meme.

El otro hito fue después de las vacaciones de invierno, cuando desde los medios de comunicación informaron que nadie iba a repetir de año…6 La repercusión en les estudiantes fue automática, la onda expansiva afectó incluso a muches que venían participando con regularidad.

A partir de la baja participación, comencé a grabar las clases de Zoom y luego subirlas al aula virtual, así los que no se habían conectado podían saber de que hablamos. No se el impacto de esto, la verdad, pero cómo no me cuesta nada hacerlo, creo que suma.

En la actualidad (fines de septiembre/ principios de octubre) la conectividad en mis clases es en torno a un 60 %. O sea que hay un 40 % que no lo hace o lo hace muy de vez en cuando y está muy atrasado con los trabajos. Como dije antes, esta baja de la participación no se debe tanto a problemas de conectividad o de hardware, sino a cuestiones como el cansancio por la prolongación de la cuarentena, problemas de falta de espacio propio para el estudio (el encuadre se diría en Psicología Social), problemas familiares relacionados a cuestiones de convivencia, más los problemas comunes de los adolescentes que se agudizan en este contexto.

En este nuevo contexto, con mi colega Cecilia Casarotto redefinimos nuestra estrategia para esta última parte del año (gracias a una iniciativa similar de Carlos Minetti que impulsó en su colegio): dejar de lado el programa de la materia y trabajar problemas de historia a través del cine: “Cines con Historia” le pusimos como título y como detalle le planteamos a nuestres alumnes que podían trabajar en grupo entre las diferentes divisiones de un mismo año (en nuestro caso la “A” y la “B”). La experiencia, en curso, es relacionar pasado y presente a través de producciones audiovisuales. Para segundo año propusimos “También la lluvia”; para tercero “12 años de esclavitud” y para cuarto “El pianista”. En las próximas semanas vamos a ver el resultado de esta experiencia.

Carta ficticia realizada por una alumna (Tema: los viajes ultramarinos)
Carta ficticia realizada por una alumna (Tema: los viajes ultramarinos)
Mismo ejercicio que el anterior.
Mismo ejercicio que el anterior.
Por supuesto, los debates políticos nunca están ausentes en el aula...
Por supuesto, los debates políticos nunca están ausentes en el aula…

Algunos enojos y conclusiones

Aunque falta un período importante para que termine el año, puedo hacer algunas reflexiones en torno a la enseñanza virtual en la educación media. En primer lugar, creo que es un complemento interesante para la educación presencial. Creo que ambas modalidades no son antagónicas sino solidarias entre sí. O podrían serlo. Soy un defensor de la presencialidad es irremplazable, por lo menos en la educación primaria y media: la imagen, por más poderosa que sea, no reemplaza a la persona. La pantalla no ocupa el lugar del aula, del patio, de los recreos. La conectividad nunca va a ser igual a la presencialidad: faltan los abrazos, las risas, el contacto, las miradas cómplices y porqué no, los primeros besos, los primeros amores, los golpes jugando, las charlas en las horas libres y un largo etcétera que no se puede reducir a un docente hablando por una pantalla. Pero la virtualidad tiene sus ventajas: el acceso a una masa de información prácticamente infinita, la respuesta instantánea a muchas dudas puntuales, la posibilidad de conectarse con personas de diferentes partes del mundo, visitar de forma virtual el Louvre o el Moma desde la pantalla de tu celular. Y un largo etcétera que no viene el caso reproducir ahora. Sin embargo, la práctica presencial -con sus pros y sus contras- tiene detrás de si una experiencia acumulada de más de 140 años en el caso de nuestra disciplina, en nuestro país. En cambio, la educación virtual no. Todavía nos falta mucho por aprender, mucho por incorporar. Y entre estas cuestiones, por supuesto además de la capacitación necesaria en las nuevas herramientas digitales, también hace falta la discusión en torno a nuestros derechos como docentes: ¿de que forma se reconoce nuestro trabajo en línea? ¿Qué pasará con el trabajo virtual cuando se vuelva a la presencialidad? ¿Qué líneas de ayuda existen para que los docentes trabajemos en este contexto? ¿Cuáles son los equipos y herramientas necesarias? Y si incorporamos a estos interrogantes la variable estudiantil las preguntas se multiplican por mil. Estamos comenzando a transitar un nuevo camino, todavía, como dice el viejo refrán, el camino no está trazado, lo debemos hacer nosotros!

Espero que estas reflexiones les hayan servido para pensar sus prácticas y repensarnos en conjunto. Creo que uno de los desafíos actuales es crear y fortalecer redes. Este blog nace con esa intención: ser un espacio de reflexión e intercambio para los docentes de historia (y ciencias sociales en general) tanto de primaria como secundaria. Creemos que a partir de los debates y los distintos puntos de vistas y experiencias podemos enriquecer nuestras prácticas. ¿Cuáles fueron sus experiencias durante la cuarentena? ¿Qué actividades realmente les resultaron? ¿Qué temas les interesaron más a sus alumnes? ¡Esperamos sus comentarios! Y si les interesó el artículo, por favor ayuden a difundirlo y sigan la página para novedades. Como siempre decimos, Notas y Apuntes es un espacio abierto, por lo que está abierta la participación a todos los docentes ¡Nos leemos!

Notas

  1. https://www.infobae.com/educacion/2020/04/26/los-docentes-desbordados-en-medio-de-la-pandemia-mi-dia-a-dia-se-convirtio-en-un-caos/

2. Creo que esto se debe a que están más atentos a la “demanda educativa” de generan los alumnes y padres, ya que la educación se establece como negocio, aunque esta cuestión en sí es todo un debate y una línea de investigación en sí.

3. https://www.conclusion.com.ar/info-general/conectividad-en-santa-fe-falta-de-acceso-velocidad-deficiente-y-altos-precios/05/2020/

4. https://www.lacapital.com.ar/educacion/trotta-no-es-momento-evaluar-sino-aprender-y-cuidarnos-n2579775.html

5. https://www.lacapital.com.ar/la-ciudad/cantero-anuncio-que-no-se-evaluara-los-alumnos-el-primer-trimestre-y-que-las-clases-volverian-despues-del-receso-invierno-n2582496.html

6. https://tn.com.ar/sociedad/clases-ningun-alumno-repetira-de-ano-y-se-definira-la-situacion-en-2021/2020/08/26/K5MUIPGQB5DMFNS5JXWQO2PJ6Y_story/

Un comentario sobre “ENSEÑANDO Y APRENDIENDO HISTORIA A TRAVÉS DE PANTALLAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s